VIH - SIDA

OZONOTERAPIA EN VIH O SINDROME DE INMUNODEFICIENCIA ADQUIRIDA (SIDA)

Las cifras de HIV mundiales han señalado que la incidencia de nuevas infecciones ha disminuido desde el año 2000 en un 35% globalmente.

Existen dos tipos de VIH que infectan humanos, el VIH-1 y el VIH-2. En cuanto al riesgo de transmisión del VIH y la progresión al SIDA, el VIH-1 es más fácilmente transmisible y más virulento. La mayoría de los pacientes con infección temprana por VIH parecen ser asintomáticos. Hay pruebas de que la presencia de síntomas graves durante la infección aguda predice progresión clínica más rápida al Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida SIDA. Los pacientes con infección temprana por el VIH son altamente contagiosos para otros, dada la típica carga viral alta que se observa en la infección temprana por el VIH.

En el momento de la infección inicial con VIH los pacientes tienen un gran número de células T CD4+ susceptibles y no tienen respuesta inmune específica para VIH. Por lo tanto, la replicación viral es rápida.

En los pacientes que tienen infección sintomática aguda, se producen una variedad de síntomas y signos en asociación con la infección sintomática por VIH denominado como síndrome retroviral agudo. Los hallazgos más comunes son fiebre, crecimiento ganglionar, dolor de garganta, salpullido, dolor muscular y articular, diarrea, pérdida de peso y dolor de cabeza continuo. Ninguno de estos hallazgos es específico para la infección por VIH, pero la duración prolongada y la presencia de úlceras mucocutáneas, sugieren el diagnostico.

El diagnóstico de la infección aguda o temprana por el VIH, sea en pacientes sintomáticos con factores de riesgo, se establece mediante la detección de la viremia del VIH en el establecimiento de un patrón de pruebas serológicas de VIH.

Es importante recordar que la infección por VIH y posteriormente SIDA, ha pasado de ser una enfermedad mortal a ser una enfermedad crónica gracias al desarrollo terapéutico. Si se toma la decisión de tratar de un paciente con infección aguda por VIH la elección final del régimen antirretroviral debe guiarse por los resultados de las pruebas, y debe iniciarse el tratamiento tan pronto como sea posible.

TRATAMIENTO DE VIH CON OZONOTERAPIA

Como es conocida la actividad viricida del Ozono (actividad contra virus), se ha planteado que el ozono es útil como terapia complementaria en las enfermedades virales como la infección por VIH.

En la patogenia del VIH se produce un estrés oxidativo que no solo daña los tejidos, si no que facilita la reproducción infecciosa del virus, por lo tanto, el ozono tiene capacidad de mejorar la producción de antioxidantes y ayuda a disminuir el estrés oxidativo en estos pacientes.

El ozono se considera un inmunomodulador que es capaz de aumentar las células que participan en la respuesta inmune, si aumentan estas células el sistema inmune responde mejor combatiendo a las enfermedades oportunistas. Ya que el ozono mejora el flujo sanguíneo en general, los medicamentos antirretrovirales usados llegan mejor a todo el organismo y son más eficaces.

En nuestra experiencia, el uso de OZONO asociado al tratamiento con antirretrovirales disminuye notablemente la carga viral de los pacientes con VIH, incluso llega a ser indetectable después de la terapia con ozono.

Es muy importante la individualización del tratamiento en cada paciente de acuerdo a sus características clínicas.

Start typing and press Enter to search