El dolor de rodilla severo puede ocurrir en personas de todas las edades por una variedad de razones, y conocer la causa puede ayudarles a las personas a buscar tratamiento, aliviar sus síntomas y recuperar la movilidad. La rodilla es la articulación entre los huesos de la parte superior e inferior de la pierna, que permite que esta última se doble y proporciona estabilidad para soportar el peso del cuerpo; nuestras rodillas soportan movimientos tales como caminar, correr, agacharse, saltar y girar, por ello es sumamente importante que se mantenga en óptimas condiciones.

Descubran en esta nueva entrada de blog cuáles son las causas más comunes del dolor severo en la rodilla, ya que analizaremos las causas comunes, y las agruparemos en las siguientes categorías: trauma, infección, trastornos metabólicos, degenerativos y trastornos del tejido conectivo. Si padecen de este problema pueden recurrir a Ozono Medik para recibir el mejor tratamiento de ozonoterapia Tijuana para recuperar su salud y movilidad.

  1. Trauma

Cualquier trauma directo o gradual puede causar dolor en la rodilla, ya que además es una de las articulaciones más propensas a las lesiones.  Las lesiones comunes de rodilla ocurren debido a las lágrimas en uno de los tres ligamentos principales de la rodilla: el ligamento cruzado anterior (CA), el colateral medial (CM), y el cruzado posterior (CP). Un movimiento repentino de torsión o un cambio de dirección pueden dañar el CA, por lo que es una de las lesiones de rodilla más comunes.

Por otra parte, las personas tienden a dañar el CP con impactos directos en el área, como un accidente automovilístico, asimismo, un golpe directo en la rodilla puede provocar daño de CM; cabe agregar que las lesiones del ligamento a menudo requieren cirugía.

Los traumas en la rodilla también pueden provocar lesiones como resultado de un exceso de trabajo o un estiramiento excesivo de un tendón; la inflamación, la tendinitis o las rupturas pueden también causar dolor, así como participar en actividades que involucren los tendones como correr, saltar y levantar objetos pesados. Otras causas del dolor son las siguientes:

  • Bursitis de rodilla

Una lesión que inflama las bolsas puede provocar bursitis, dichas bolsas son saquitos pequeños llenos de líquido que amortiguan la parte exterior de la articulación de la rodilla y hacen posible que los tendones y ligamentos se deslicen fácilmente sobre las articulaciones. La mayoría de las personas pueden resolver los síntomas de la bursitis con terapia y medicamentos orales, como los antiinflamatorios no esteroideos. La terapia puede incluir descanso, hielo, elevación de la extremidad y entablillado; por su parte, las personas con bursitis grave se requieren inyecciones de esteroides u ozonoterapia, asimismo, no se necesita cirugía.

  • Fracturas

Un trauma por caída o colisión puede causar fracturas en los huesos de la rodilla; esta contiene varios huesos que se pueden romper, incluida la rótula. Las personas con osteoporosis u otros trastornos degenerativos pueden fracturarse la rodilla con simples acciones como saltar. Las fracturas graves requieren cirugía, aunque algunas sólo requieren tratamientos tradicionales.

  • Rótula dislocada

Algunas lesiones pueden hacer que la rótula se salga de su lugar, aunque a menudo se puede remediar sin problema. Con radiografías es posible identificar cualquier fractura acompañante en el área; asimismo, es muy raro que una persona requiera cirugía para evitar más luxaciones. Una rodilla dislocada es una lesión rara, pero peligrosa, y se diferencia de una rótula dislocada, además, se necesita un golpe muy poderoso para causar este tipo de daño, ya que aunque es reversible, la dislocación de la rodilla es extremadamente dolorosa. Cabe agregar que las lesiones de los vasos sanguíneos y los nervios alrededor de la rodilla son comunes con esta lesión, y pueden ser una amenaza para la vida, por ello se debe atender de manera inmediata.

  1. Trastornos degenerativos de los tejidos

Estos son una queja común en la rodilla. La osteoartritis causa degeneración en el cartílago y los tejidos circundantes de la rodilla, asimismo puede producir dolor, rigidez y disfunción de las articulaciones. Las condiciones degenerativas ocurren comúnmente como resultado del envejecimiento, y aunque no existe una cura para estas, pueden controlarse los síntomas con ejercicios suaves y medicamentos para aliviar el dolor.

  1. Trastornos del tejido conectivo

La artritis reumatoide puede ser una causa de dolor de rodilla; se trata de un trastorno autoinmune inflamatorio que afecta las articulaciones, en el que el sistema inmune ataca los tejidos de las articulaciones en lugar de los elementos dañinos en el cuerpo. A diferencia de los trastornos tisulares degenerativos, la artritis reumatoide y otros trastornos del tejido conectivo afectan el revestimiento de las articulaciones, lo que da como resultado una hinchazón dolorosa en las articulaciones de la rodilla. Si no se recibe tratamiento, la artritis reumatoide puede conducir a la erosión ósea, e incluso a la deformidad articular. Por fortuna, la ozonoterapia puede arrojar resultados sumamente positivos en el manejo de esta condición.

  1. Problemas metabólicos

Las causas metabólicas del dolor de rodilla a menudo ocurren junto a una enfermedad que afecta a varias partes del cuerpo, como la gota, que es uno de los padecimientos más comunes que pueden afectar la rodilla. La gota es una forma de artritis y puede ser extremadamente dolorosa, la cual causa hinchazón e inflamación en la rodilla y reduce el rango de movimiento en el área.

  1. Infección

La celulitis infecciosa bacteriana de la piel es algo muy grave, que puede afectar la rodilla y el área circundante; esta puede ocurrir después de un simple raspado en la rodilla si una persona no recibe tratamiento adecuado. Los síntomas a menudo incluyen enrojecimiento en el área infectada, así como piel caliente y extremadamente sensible al tacto. La infección puede diseminarse a otras áreas del cuerpo, incluidos los ganglios linfáticos y el torrente sanguíneo, con lo que se puede poner en peligro la vida si hay retrasos en el tratamiento. En la mayoría de los casos, la infección se puede tratar tomando antibióticos, con lo que los signos y síntomas normalmente desaparecen a los pocos días de tratamiento; también es posible que se produzca una infección, llamada artritis séptica, en las articulaciones de la rodilla, que causa hinchazón, dolor y enrojecimiento.

Esperamos que esta publicación haya sido de utilidad, no olviden contactarnos si presentan dolor de rodilla por alguna de las causas mencionadas, para que descubran si la ozonoterapia es o no el tratamiento indicado para su caso. ¡Gracias por su visita!

Posts recientes

Comience a escribir y presione Enter para buscar