Cuando practicamos deporte, una de las molestias más comunes es el dolor de rodilla, debido a que las articulaciones son algunas de las partes que suelen verse afectadas enormemente a la hora de realizar la actividad en cuestión. El dolor puede ser causado por hacer movimientos repetitivos, lo que provoca que el tejido de la rodilla se inflame, la cuestión es que el dolor siempre ha estado asociado a la práctica deportiva, y la creencia popular dice que cuanto más deporte practiquemos, mayor será el desgaste de las rodillas.

Por lo anterior, en esta ocasión en Ozono Medik les queremos compartir una serie de consejos que evitarán el dolor a la hora de ejercitarse, así como soluciones a base del ozono para erradicar los malestares que ya están presentes. Queremos que los deportistas sigan desarrollando las actividades que más los apasionan, sin temor a lastimarse.

El dolor en las articulaciones de la rodilla es uno de los más temidos en los deportistas, porque cuando aparece consigue que nos retrasemos en el desarrollo de los entrenamientos, y que en muchos casos no podamos seguir avanzando. Normalmente, cuando aparece un malestar en nuestras articulaciones, lo que se recomienda es dejar de hacer deporte y descansar para recuperarnos; desde luego que se trata de una de las medidas más acertadas cuando se trata de un dolor agudo, porque debemos evitar que la molestia empeore, sin embargo resulta más importante prevenir e informarnos adecuadamente para realizar los ejercicios con la técnica correcta, que nos evitará cualquier malestar físico.

Si el ejercicio es bueno, ¿Por qué me produce malestar en las rodillas?

Las lesiones pueden tener un origen muy variado y se pueden presentar como una simple molestia o como un intenso dolor que puede surgir como una sobrecarga como el síndrome de la banda iliotibial, o el síndrome del dolor femoropatelar, que se produce por el sobreuso del tejido blando que se extiende desde la cadera hasta la rodilla, también conocido como “la rodilla del corredor” o “rodilla de saltador”, se percibe como un intenso dolor por detrás y al lado de la rótula. Se trata de una molestia muy común, especialmente en mujeres y adultos jóvenes, aunque también puede darse en personas que no son atletas, así como la tendinitis, que es la inflamación o degeneración del tendón.

En concreto, el dolor es ocasionado por actividades físicas vigorosas que aplican tensión repetida en la rodilla, como trotar, hacer sentadillas y subir escaleras. Un cambio repentino en la actividad física, como aumentar el número de días que hacemos ejercicio cada semana, así como deberse a la duración o intensidad de la actividad, tras correr distancias más largas. Sin embargo, es importante cerciorarnos de que el dolor no sea originado por problemas con la alineación de la rótula, debido a entrenamientos vigorosos.

Ante todo, la prevención
Si practicamos ejercicio después de llevar una vida sedentaria, lo mejor será reforzar los cuádriceps, así como los isquiotibiales, para mantenerlos en forma, porque son los que amortiguarán el peso y los giros a costa de una buena musculación.

Si hay una preparación buena muscularmente hablando es más fácil que se evite una lesión ligamentaria; fortalecer los músculos de las piernas nos dará resistencia y solidez a las rodillas que aguantarán mucho más y nos permitirá realizar todo tipo de actividad, olvidándonos del dolor de rodilla. Para ello es necesario entrenar las rodillas de forma sueva y progresiva, y para esto comenzar con sentadillas Split nos ayudará a fortalecer a la vez que mantenemos flexibles las rodillas y las acostumbramos al esfuerzo.

  • Los ejercicios de bajo impacto, como la natación, son los más recomendados para las personas con problemas de rodilla.
  • Es importante realizar un buen calentamiento antes de practicar deportes, así como fortalecer poco a poco los músculos de las piernas.
  • Se deberá aumentar poco a poco la fuerza o duración de las actividades.
  • Los trabajos de rodilla se deben hacer pensando en dos aspectos, el fortalecimiento y el equilibrio.
  • Utilizar tenis deportivos adecuados para la actividad que realizamos, además de que estén en buenas condiciones.

Los ejercicios benéficos para las rodillas y los que requieren de una técnica perfecta

Entre los ejercicios más recomendables se encuentran la natación y el ciclismo, ya que son dos actividades que evitan el impacto que sufren las rodillas cuando el pie hace contacto con el suelo al correr, o los saltos y cambios de dirección que ocurren en algunos deportes, como el fútbol, voleibol y baloncesto. En el gimnasio encontramos la máquina elíptica que simula el gesto que se realiza en un esquí, en el cual se pueden quemar muchas calorías y no produce ningún impacto en las rodillas.

Las largas caminatas por terrenos blandos también impactan en menor grado nuestras articulaciones, pero también debemos saber que existen ciertos ejercicios que requieren una supervisión de un profesional, para cerciorarnos de que los estamos realizando adecuadamente. Subir escaleras es una de ellas, porque primero deberemos fortalecer los músculos de las piernas, ya que al subir escaleras dejamos la mayor parte del peso en las rodillas. Las sentadillas son uno de los ejercicios más benéficos para nuestras piernas y glúteos, siempre y cuando mantengamos la posición correcta. Es recomendable abrir las piernas a la anchura de los hombros y con los pies en paralelo, si no alineamos de forma correcta nuestras rodillas, podríamos lastimar nuestra rótula.

En Ozono Medik sabemos que la terapia de ozono mejora considerablemente la calidad de vida de las personas y que permite una reinserción activa de inmediato; a través del ozono inyectado en las articulaciones obtendrán una lubricación de sus rodillas gracias al uso de ácidos lubricantes, lo que permite que los pacientes experimenten una mejoría en las lesiones que se forman por dentro de la rodilla.

El ozono cumple cabalmente en su función de erradicar el dolor de rodilla, gracias a que elimina los síntomas, la capacidad funcional y por ende mejora la calidad de vida. Les invitamos a unirse a la lista de nuestros pacientes que han retomado esa actividad física que tanto les apasiona.
La experiencia de la ozonoterapia los espera, llámenos al (664) 684 0606 y agenden su cita.

Posts recientes

Comience a escribir y presione Enter para buscar