Una úlcera crónica péptica consiste en una llaga que se abre en el tracto digestivo superior. En esta publicación nueva de nuestro blog, con el fin de mantenerles bien informados, les diremos algunas de las causas y factores relacionados con la aparición de las úlceras pépticas. No olviden contactar a nuestra firma, Ozono Medik, si desean ser tratados mediante la ozonoterapia que ponemos a su alcance. Sin más que agregar, ¡Comencemos!

Existen dos tipos de úlceras pépticas: una es la úlcera gástrica, que se forma en el revestimiento del estómago, y otra es la úlcera duodenal, que se forma en la parte superior del intestino delgado. El tratamiento de ambas condiciones depende de la causa, aunque generalmente estos incluyen cambios en el estilo de vida de los afectados, como dejar de fumar, evitar el alcohol, las aspirinas y los antiinflamatorios no esteroides (AINE), evitar medicamentos que bloquean el ácido y aquellos que protegen el revestimiento del estómago y el duodeno, además de regímenes de “terapia triple” o “terapia doble” para las úlceras causadas por H. pylori. También puede realizarse cirugía en algunos casos que no responden al tratamiento médico, aunque la mayoría de los casos puede tratarse con procedimientos novedosos y alternativos como la ozonoterapia que ponemos a su disposición.

Con respecto al pronóstico de las úlceras pépticas, este es generalmente bueno, asimismo, la mayoría de los afectados mejoran con nuestro tratamiento de ozonoterapia, aunque es preciso que se traten de inmediato debido a algunas de sus complicaciones, las cuales incluyen sangrado, perforación y obstrucción.

Cuando comemos, nuestro estómago produce ácido clorhídrico, además de una enzima llamada pepsina para digerir los alimentos. Los alimentos se digieren de manera parcial en el estómago y luego pasan al duodeno para continuar con el proceso. Ahora bien, las úlceras pépticas se producen en dicho proceso cuando el ácido y la enzima superan los mecanismos de defensa del tracto gastrointestinal y erosionan la pared mucosa.

En el pasado se pensaba que las úlceras se debían a factores relacionados con el estilo de vida, como los hábitos alimenticios, el tabaquismo y el estrés, sin embargo en nuestros días se sabe que las personas con úlceras tienen un desequilibrio entre el ácido y la pepsina, junto con la incapacidad del tracto digestivo para protegerse de estas sustancias ásperas. Una investigación realizada en la década de 1980 mostró que algunas úlceras son también causadas por una infección, la cual se originaba por una bacteria llamada Helicobacter pylori, generalmente conocida como H pylori. Sin embargo, es preciso aclarar que no todos los que tienen una úlcera péptica están infectados con dicha bacteria; asimismo, la aspirina y ciertos medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) son también capaces de causar úlceras si se toman con regularidad.

Es preciso señalar que algunos tipos de terapia médica pueden también contribuir a la formación de úlceras. Los siguientes factores pueden debilitar la barrera protectora de la mucosa del estómago, lo que aumenta las posibilidades de contraer una úlcera y retrasar la curación de las existentes: aspirina, medicamentos antiinflamatorios no esteroides (como ibuprofeno y naproxeno) y medicamentos antiinflamatorios más novedosos; así como el consumo de alcohol, cafeína y tabaco, el estrés físico (lesiones graves, quemaduras, o cirugías mayores), haber sido sometido a  radioterapia, la cual se utiliza para enfermedades como el cáncer. Es asimismo, necesario mencionar algunos casos relacionados con esta condición gástrica o duodenal:

  • Las personas que toman aspirina u otros medicamentos antiinflamatorios tienen un mayor riesgo, incluso si no tienen una infección por H. pylori.
  • Las personas mayores con enfermedades como la artritis son especialmente vulnerables.
  • Las personas que han tenido úlceras previas o sangrado intestinal tienen un riesgo más alto de lo normal.

Si una persona toma medicamentos con regularidad deben discutirse las alternativas con un profesional de la salud, esto es especialmente cierto si la persona afectada tiene malestar estomacal o acidez después de tomar antiinflamatorios no esteroides. Ahora bien, como se mencionó, la bacteria H. pylori es una causa notable, la cual suele propagarse a través de las heces de una persona infectada. Las heces contaminan los alimentos o el agua (generalmente a través de una higiene personal deficiente), de esta manera, se permite que las bacterias penetren en el tracto digestivo de las personas que consumen tales líquidos o comestibles; a esto se le llama transmisión fecal-oral y es una forma común de propagación de infecciones. Una vez que esto se presenta, las bacterias en el interior del cuerpo pueden penetrar y dañar el revestimiento del estómago y el duodeno; pese a ello, es preciso aclarar que muchas personas que están expuestas a esta bacteria nunca desarrollan una úlcera crónica.  

Con respecto a las personas recién infectadas, estas generalmente desarrollan síntomas en unas pocas semanas. Los investigadores están aún tratando de descubrir qué marca la diferencia acerca de las personas que desarrollan úlceras; también debe señalarse que la infección con H pylori ocurre en todas las edades, razas y clases socioeconómicas, aunque es más común en los adultos mayores; asimismo, se piensa que muchas personas se infectan en la infancia y transmiten la bacteria a lo largo de su vida. Un hecho que resulta ineludible es que la infección es  más común en las clases socioeconómicas más bajas, ya que estas familias tienden a tener más personas viviendo juntas, compartiendo baños e instalaciones de cocina.

Una vez dicho todo esto, es importante distinguir entre las úlceras causadas por la H pylori y las causadas por medicamentos, debido a que el tratamiento suele ser diferente, además las úlceras crónicas pueden estar relacionadas con otras condiciones médicas. Por ejemplo, generalmente se piensa que las personas que se preocupan excesivamente tienen una afección llamada trastorno de ansiedad generalizada, la cual se ha relacionado con las úlceras crónicas péptica; asimismo, una condición rara llamada síndrome de Zollinger-Ellison provoca úlceras pépticas, así como tumores en el páncreas y el duodeno.

Con lo dicho tendrán detalles en torno a los factores y causas de esta condición que puede tratarse mediante ozonoterapia Tijuana. Esperamos que les haya gustado esta publicación, no olviden contactarnos si desean conocer más detalles sobre nuestros procedimientos de ozonoterapia para tratar la úlcera crónica péptica. ¡Gracias por su visita!

Posts recientes

Comience a escribir y presione Enter para buscar