Hablar de la hernia discal es hablar de uno de los trastornos musculo esqueléticos más comunes, que implica tanto una elevada proporción de discapacidad laboral como un gran coste sanitario. A menudo son causa del proceso normal de envejecimiento, y su aparición aumenta conforme lo hace la edad de los individuos. Todas las estructuras del cuerpo humano tienen cierto nivel de elasticidad: los huesos, los cartílagos, los músculos, tendones y ligamentos tienen coeficientes de elasticidad; el coeficiente de elasticidad se refiere a la propiedad de un tejido de estirarse y luego retornar a su longitud original, además de apuntar hacia el poder elástico máximo de un tejido.

Los huesos son relativamente elásticos, pero pueden romperse si una carga supera su coeficiente de elasticidad. Lo mismo sucede con los desgarros musculares, mientras que en el caso de los discos intervertebrales su coeficiente de elasticidad depende de la edad, así como del tipo de disco, teniendo más coeficiente de elasticidad los discos lumbares que los cervicales, debido a su mayor diámetro y altura.

Las hernias de disco suelen producirse por la rotura del coeficiente de elasticidad, debido  a que el disco está manteniendo o soportando permanentemente una carga descendente (vertebral, fascial, tendinosa y muscular) incorrecta desde el cráneo hacia abajo con una mala distribución vectorial de fuerzas.

Los profesionales de la salud se han encargado de clasificar y diferenciar varias etapas de las hernias en la columna vertebral:

  1. Degeneración del disco: Durante la primera etapa, el núcleo pulposo se debilita debido a cambios químicos en el disco. Se trata de los cambios asociados al envejecimiento, que provocan deshidratación y pérdida de propiedades del disco intervertebral. En esta etapa no se produce abultamiento.
  2. Prolapso: Abultamiento del disco, que puede provocar una ligera invasión del canal medular (protrusión discal), ya que cambia la forma o la posición del disco. Se empieza a formar un pequeño bulto, que puede empezar a rodear a la médula espinal.
  3. Extrusión: Durante la extrusión, el anillo fibroso se rompe y el núcleo pulposo se abre paso a través de él, pero permaneciendo dentro del disco.
  4. Disco secuestrado: Durante la última etapa, una parte del núcleo pulposo se separa de la parte principal y se desplaza fuera del disco, dentro del canal espinal.

Las pruebas de imagen nos permiten diagnosticar las hernias discales y también ver la evolución que van a tener, lo que ha dado lugar a numerosos estudios que nos dicen qué ocurre con las hernias discales después de diagnosticarlas. Nos enfocaremos en los datos de dos trabajos de estudio, que se han dedicado a recopilar datos de todos los estudios existentes.

A pesar de que los resultados varían según las características de cada estudio, la tendencia es clara. Una revisión de pasado año 2017 cifra que, de forma general, la reabsorción de las hernias lumbares ocurre en un 67% de los pacientes. El estudio muestra diferencias entre países; los resultados varían desde un 82,95% en el Reino Unido, hasta un 62.60% en Japón. Se trata de los resultados de muchos estudios, dejando más clara la teoría de que algunas de las hernias se curan sin necesidad de recurrir a cirugía.

Fue en el año de 1984 cuando Guinto y colaboradores informaron de un caso de regresión espontánea de hernia de disco lumbar. Es decir, tras un periodo variable de tiempo, la porción herniada del disco tiende a reducirse desapareciendo también los síntomas asociados, sin necesidad de tratamiento quirúrgico. Desde entonces, muchos informes han descrito la regresión espontánea sobre la hernia discal.

Un estudio publicado en la revista Clinical Rehabilitation, se dedicó a diferenciar el tipo de hernia estudiada y arrojaba los siguientes datos:

  • El 96% de los secuestros discales se reabsorbieron. Los secuestros son un tipo de hernias que salen de su sitio y se quedan englobadas en zonas ligamentosas, ya sin contacto con el disco.
  • El 70% de las extrusiones discales se reabsorbieron. Esta etapa es cuando el contenido del disco sale de su sitio y se queda englobado en el ligamento.
  • Sólo el 41% del prolapso discal, es decir, protrusiones focales se solucionaron de forma espontánea.
  • El 13% es el porcentaje para la degeneración discal que se absorbió.

Cabe destacar que actualmente no se comprende el mecanismo exacto por el cual se produce la regresión del disco, sin embargo, existen varias teorías que tratan de explicarlo. La primera hipótesis afirma que la regresión es producida por una progresiva deshidratación y contracción de disco herniado, que provoca la disminución de tamaño. Otra teoría sostiene que la porción del disco herniado tiende a realojarse en el espacio intervertebral de forma paulatina. Una tercera línea de investigación defiende que las hernias actúan como cuerpos extraños en el espacio epidural. Por tanto, la regresión sería causada por el sistema inmune que trata de eliminar el tejido del disco invasor, mediante una progresiva fagocitosis y degradación enzimática, provocadas por la reacción inflamatoria.

Se habla también de que uno de los motivos principales que hacen que el disco tienda a conservarse y reabsorber la hernia, siempre que no exista una protrusión muy marcada e irrecuperable, se debe a una causa biomecánica. Si el Atlas en mal ángulo de rotación desplaza el centro de gravedad del cráneo, y eso se traduce en un desplazamiento del centro de gravedad de la columna, al corregir al Atlas se recupera el centro de gravedad del cráneo a nivel de esfenoides, occipital, parietal y temporal, repartiendo mucho mejor las cargas a nivel del cráneo, con lo cual la columna se ve positivamente influenciada, viéndose obligada a seguir el mismo eje del cráneo y corregir su posición. Sin embargo, es probable que en el proceso de regresión se vean implicadas varias de estas teorías.

Sin lugar a dudas, el mejor tratamiento es aquel que se personaliza, es decir, en el que el doctor y paciente se involucran para buscar una solución en común. En Ozono Medik tenemos más de 20 años de experiencia tratando padecimientos de la columna vertebral, como la hernia discal, nosotros no estamos a favor de la cirugía porque incluso les garantizamos unos mejores resultados. El tratamiento es ambulatorio y no requiere de anestesia. ¡Será un placer brindarles una valoración en persona!

Posts recientes

Comience a escribir y presione Enter para buscar