El dolor lumbar o lumbalgia es muy común en la actualidad, donde la mayoría de los trabajos se realizan sentados, aumentando el índice de sedentarismo; asimismo, las personas que realizan actividades físicas extenuantes o cargan objetos pesados sin el soporte adecuado, son susceptibles a sufrir de ese tipo de dolores. Para evitarlo, basta con llevar a cabo recomendaciones simples al momento de realizar sus rutinas cotidianas y así puedan vivir plenamente cada momento de su vida evitando las molestias.

Los dolores lumbares se producen principalmente por realizar esfuerzos que superan la capacidad de nuestros músculos, ya sea en intensidad o en duración, y también por una mala postura en movimiento o en reposo. Los músculos de la espalda baja se tensionan, se inflaman y aquí surge el molesto dolor, el cual también puede ser consecuencia de un disco intervertebral herniado.

Los músculos son como bandas elásticas que tienen la capacidad de contraerse y estirarse para después volver a su estado normal de relajación, pero cuando el movimiento o la acción que se realizan son de manera brusca y desde una mala posición, el músculo se tensa, pero no tiene la capacidad de volver a su estado normal.

Si el músculo se queda en estado de tensión permanente se produce una contractura muscular, esta condición es la responsable de las posteriores molestias. Para evitar una contractura muscular y evitar el dolor lumbar pueden seguir los siguientes consejos:

  • Cuidar la postura

Ya sea sentado, de pie o al momento de cargar cosas, se deben seguir algunos cuidados. Al momento de trasladar objetos pesados, procuren siempre llevarlos lo más pegados al cuerpo para no forzar la columna. En caso de levantarlos desde el suelo se debe tomar una postura adecuada, la mejor es flexionando las rodillas y acercando la cadera al suelo, se debe mantener en todo momento la espalda recta, sin inclinarla hacia adelante o hacia atrás.

Cuando se está sentado, la mejor postura para evitar el dolor o lesiones es apoyar la espalda en un respaldo y los pies se deben encontrar firmemente apoyados al suelo, no colgando o muy flexionados, las rodillas deben estar ligeramente superiores al coxis. Al momento de que se levanten de la silla, coloquen un pie un poco atrás del otro e impúlsense suavemente. La mayoría de las lesiones en la espalda cuando se está sentado ocurre cuando las personas se levantan de golpe y sin el apoyo correcto.

  • A la hora de dormir

Incluso cuando se duerme, la espalda puede sufrir una lesión si no se está en la posición adecuada. Existen distintas posiciones para dormir, pero la mejor es la posición fetal, que es la que imita la postura que adoptan los bebés en el vientre materno. Para recostarse en esta posición deben colocarse de lado, con la cadera y rodillas flexionadas y la cabeza apoyada en la almohada. Lo mejor es recostarse sobre el lado derecho porque descansan mejor los órganos vitales.

Otra postura en la que pueden dormir para evitar el dolor lumbar es boca arriba, aunque para aliviar la presión y relajar los músculos de la zona lumbar, deben colocar una almohada debajo de ambas rodillas. También intenten que el cuello no quede tensionado con el de una almohada, aunque parezca cómodo, para la estructura cervical es mejor no usar una almohada o usar una que se adapte a la alineación de la columna. Asimismo, no olviden que el colchón correcto no debe ser muy duro ni tampoco muy blando. También beneficia una cama amplia, más aún cuando se duerme acompañado, para poder cambiar de posición con mayor libertad.

  • Realizar estiramientos musculares

 Ya sea que hagan ejercicio de manera constante o no, los estiramientos musculares les ayudarán a reducir las tensiones y mejorar la movilidad. Lo más recomendable es hacerlos durante la mañana, antes de iniciar con sus actividades cotidianas, también son necesarias antes de realizar una actividad física o ejercicio para que los músculos se calienten y así evitar lesiones.

Deben ser realizadas en un lugar tranquilo, de manera suave y teniendo en cuenta que el principio de dolor es el límite del estiramiento, deben sentir el estiramiento del músculo sin presencia de molestias. Para realizarlos sin problema y de la manera adecuada, lo mejor es pedir asesoría de un instructor físico, quien les mostrará cuáles son las mejores técnicas para su nivel de movilidad y capacidad física.

Si se siguen estos consejos, la aparición del dolor lumbar disminuirá significativamente. En caso de que ya presenten lumbalgias, a pesar de seguir esos consejos, también es necesario que sigan un tratamiento establecido por un médico especialista para evitar daños o contracturas musculares que representen un riesgo y requieran de un tratamiento invasivo, como una cirugía.

Los dos tratamientos más usados para aliviar el dolor en la espalda baja son los tratamientos fisioterapéuticos, como la aplicación de sesiones de frío y calor, ejercicios para fortalecer la zona, masajes, entre otros; el otro tratamiento, que ha demostrado ser muy efectivo y ha ganado popularidad en los últimos años es la ozonoterapia.

La ozonoterapia es el tratamiento con gas ozono, que ha demostrado ser muy efectivo para aliviar el dolor y acelerar la recuperación del músculo y el cartílago en lesiones musculares y para personas que sufren de padecimientos como la diabetes mellitus. Existen distintos métodos para la aplicación de ozono, que dependen de la clínica y el médico que las aplique.

Los resultados de la ozonoterapia para el tratamiento de los padecimientos que provocan el dolor en la espalda se observan desde las primeras sesiones, dependiendo de la forma en que se aplique el tratamiento y la intensidad del dolor provocado. El número de sesiones requeridas las determina el médico especialista, que evalúa el avance en la recuperación.

La ozonoterapia no es una ayuda temporal para el dolor, sino que se busca que sus beneficios sean duraderos. En muchas ocasiones los tratamientos fisioterapéuticos y la ozonoterapia se combinan para tener mejores resultados y que el dolor no reaparezca en mucho tiempo, y si se siguen las recomendaciones para prevenirlo, podrán mejorar su calidad de vida y evitar las lumbalgias por mucho tiempo.

Si están interesados en el tratamiento con ozono para el dolor lumbar, acudan a Ozonomedik, clínica dirigida por el Dr. Carlos A. Márquez Duarte. Estamos comprometidos en desarrollar una metodología de cambio y mejora continua, implementando una cultura correctiva y preventiva a nuestros pacientes, con la aplicación de la ozonoterapia.

Posts recientes

Comience a escribir y presione Enter para buscar